coronavirus oficial

RECOMPENSA: HASTA 10 MILLONES DE DÓLARES A QUIEN FACILITE INFORMACIÓN

La conocida lucha de Trump contra el pucherazo, cristaliza en el comunicado de Casa Blanca que nos hacen llegar a la redacción de LIBRES 2.0

Según el comunicado,

El ofrecimiento de recompensa busca información sobre la identificación o ubicación de cualquier persona que, mientras actúa bajo la dirección o bajo el control de un gobierno extranjero, interfiera con cualquier elección federal, estatal o local de los Estados Unidos al ayudar o alentar una violación de la sección 1030 del título 18, que se refiere al fraude y abuso informático. El programa de Recompensas por la Justicia está administrado por el Servicio de Seguridad Diplomática.

La amenaza interna de interferencia en el próximo proceso electoral, tiene tal vigencia por parte de los servicios de inteligencia de estados unidos, que lanzan esta iniciativa dentro del programa de Recompensas dependiente del servicio de seguridad.

La forma de acceder a dicho programa, y recompensas es la siguiente:

Se encontrará más información sobre este ofrecimiento de recompensa en el sitio web de Recompensas por la Justicia en www.rewardsforjustice.net. Alentamos a todo aquel con información sobre interferencia extranjera en las elecciones estadounidenses a que se comunique con la oficina de Recompensas por la Justicia a través del sitio web o por correo electrónico (info@rewardsforjustice.net), o a que se comunique con el Oficial de Seguridad Regional en la embajada o consulado de EE.UU. más cercano. “

PUCHERAZOS:

Los “pucherazos”, son la práctica mediante la cual se adultera un proceso electoral para cambiar el resultado, o hacerlo variar sustancialmente y así alterar el resultado en contra de la voluntad popular.

Estados Unidos, país considerado “la primera democracia del planeta” ejerce una vigilancia histórica sobre la limpieza de dichos procedimientos, que debiera de ser ejemplificadora para el resto de suspuestas democracias

Trump, ya alertó sobre la importancia de votar presencialmente, en contra del voto por correo, que es mucho más susceptible de ser manipulado.